Esta figura jurídica, escasamente utilizada en situaciones de normalidad, adquiere fuerza ante la declaración del estado de alarma, perfilándose como una alternativa para dejar ordenada