Dentro de las medidas extraordinarias aprobadas por Gobierno destaca la creación de un subsidio para las empleadas de hogar, quien hasta este momento no disfrutaban de ninguna medida análoga para cubrir sus necesidades cuando se quedaban sin trabajo ya fuera por despido o desistimiento del empleador. 

Este subsidio extraordinario se asimila al paro de los trabajadores ordinarios, ya que permitirá a los trabajadores de este sector que pierdan su empleo durante esta crisis sanitaria a percibir el 70% de su base de cotización. Para tener derecho a su percepción hay que estar dado de alta de forma previa como empleado del sector, así como acreditar que se ha dejado de prestar servicio en uno o varios puestos de trabajo mediante declaración jurada del empleador, baja en el Régimen Especial de la Seguridad Social o carta de despido. 

Se trata además de un subsidio que resulta complementario con una reducción de jornada e incluso con otros ingresos siempre que de forma conjunta no se supere la cuantía anual fijada para el Salario Mínimo Interprofesional.