944 239 468
·
despacho@raslabogados.com
·
Lunes - Viernes 09:30 a 14:00 y de 16:00 a 20:00
Consulta Online

Derecho de la Seguridad Social (Incapacidades)

La incapacidad es una situación médica por la cual una persona no puede desarrollar su trabajo. Esta situación puede darse bien de forma temporal, como sucede por ejemplo con las enfermedades comunes, o puede darse de forma indefinida en el tiempo, en cuyo caso hablamos de incapacidad permanente. Conviene saber que, en este último supuesto, existen varios tipos de incapacidad permanente:

  • Incapacidad permanente parcial para la profesión habitual. Esta incapacidad es aquella que, si bien no tiene carácter total, ocasiona al trabajador una disminución superior al 33% del rendimiento normal para su profesión, sin impedirle la realización de las tareas fundamentales de la misma. Por ejemplo: una persona se lesiona una articulación, de forma que presenta una reducción de movilidad. No podrá ejercer su trabajo con el mismo rendimiento de antes, pero igualmente podrá seguir trabajando. La prestación que corresponde en estos casos es una indemnización a tanto alzado, cuya cuantía es igual a 24 mensualidades de la base reguladora con la que se calculó la Incapacidad Temporal de la que esta se deriva.
  • Incapacidad permanente total para la profesión habitual. En este caso, el trabajador estará inhabilitado para ejercer su profesión habitual, pero sí podrá realizar otra distinta. Por ejemplo: una persona que trabaja de bombero recibe la incapacidad permanente total para su profesión habitual. No podrá realizar este tipo de trabajo, pero sí que podrá desempeñar otro que sea más acorde a su situación. La cuantía de la prestación es del 55% de la Base Reguladora, pudiendo incrementarse en un 20% más para los mayores de 55 años, cuando se presuma la dificultad de obtener empleo en actividad distinta de la habitual.
  • Incapacidad permanente absoluta. Este grado de incapacidad inhabilita por completo al trabajador para realizar cualquier tipo de trabajo. La cuantía de la pensión corresponde al 100% de la Base Reguladora.
  • Gran invalidez. Se trata del grado más alto de incapacidad, pues no solo inhabilita al trabajo para ejercer un trabajo, sino que también le impide realizar los actos esenciales de su vida diaria, como comer o asearse. En este último supuesto, la cuantía de la pensión corresponde al 100% de la Base Reguladora, incrementándose en un 50%, destinado a la persona que se encarga de atenderle. Dicho incremento se puede sustituir por alojamiento y cuidado en una institución financiada por la Seguridad Social.

Para que nos concedan la incapacidad permanente es preciso seguir un procedimiento determinado, el cual se lleva principalmente a través del Instituto Nacional de la Seguridad Social. Como el procedimiento puede ser algo complejo, se recomienda realizarlo con la asistencia de un abogado que, además, le ayudará a reclamar si no estuviera conforme con la resolución emitida (por ejemplo, porque nos deniegan la incapacidad o nos la conceden en un grado más bajo del que consideramos apropiado).

Si se encuentra en esta situación o tiene cualquier duda en relación con la materia, no dude en ponerse en contacto con nuestro Despacho de Bilbao. Nuestro equipo estudiará su caso de forma totalmente personalizada y le ayudará desde el primer momento.

Otras Áreas

¿Necesita un abogado para un caso de Incapacidad?

Contamos con un gran equipo de abogados que podrá llevar su caso en los mejores términos para poder solucionar sus problemas de forma personalizada y con un trato profesional y cercano a usted.